Comparte tu Poema de Amor!

José Martí

Jose Marti Biografía:

Nacido en Cuba (1853 – 1895), político y escritor. Alumno del poeta Rafael María de Mendive, a muy temprana edad comenzó y publicó una gacetilla llamada “El diablo Cojuelo” y poco tiempo después, a los 17 años, lo encarcelaron durante seis años por pertenecer a grupos independistas.

Después fue deportado a España sin embargo al poco tiempo llegó a vivir en México. Pero un poco después terminaría la “Guerra de los 10 años” por lo cual se regresó a su tierra natal.

Sin embargo no duraría mucho antes de que lo exiliaran y terminó viviendo en Nueva York desde donde comenzó de nuevo sus acciones políticas. En 1892 fundó el “Partido Revolucionario Cubano”.

Martí es uno de los personajes que más han protagonizado la independencia en países hispanoamericanos. Después de su muerte, uno de sus poemas del libro “Versos Sencillos” se adaptó a la canción “Guantanamera” la cual es definitivamente la canción patriota de esa isla.

Logró influir en escritores como Rubén Darío de Nicaragua y Gabriela Mistral, chilena, todo ello gracias a sus conceptos de libertad y democracia que siempre fueron prominentes dentro de sus libros.

Su obra siempre fue difícil de catalogar sin embargo se le considera uno de los grandes del “Modernismo“.

 

José Martí

 

Poemas de Amor de José Martí

 

 

Y te busqué por pueblos:

 

Y te busqué por pueblos,
Y te busqué en las nubes,
Y para hallar tu alma
Muchos lirios abrí, lirios azules.

Y los tristes llorando me dijeron:
?¡Oh, qué dolor tan vivo!
¡Que tu alma ha mucho tiempo que vivía
En un lirio amarillo!?

***

Mas dime ?¿cómo ha sido?
¿Yo mi alma en mi pecho no tenía?
Ayer te he conocido,
Y el alma que aquí tengo no es la mía.

A Emma

 

No sientas que te falte
el don de hablar que te arrebata el cielo,
no necesita tu belleza esmalte
ni tu alma pura más extenso vuelo.

No mires, niña mía,
en tu mutismo fuente de dolores,
ni llores las palabras que te digan
ni las palabras que te faltan llores.

Si brillan en tu faz tan dulces ojos
que el alma enamorada se va en ellos,
no los nublen jamás tristes enojos,
que todas las mujeres de mis labios,
no son una mirada de tus ojos…

AmorCélebresRubén Darío

Biografía Rubén Darío:

 

Rubén Dario, quien en verdad se llamaba Felix Rubén García Sarmiento es un poeta nativo de Nicaragua el cual llamaban el: “El príncipe de las letras castellanas”.
Su infancia fue un poco dura, debido a la ausencia de su padre, el cual la madre de Rubén Dario tuvo que dejar debido a que éste tenia serios problemas con vicios, sobre todo con el alcohol. Por lo tanto Rubén se crio prácticamente con sus abuelos, de quienes se le fue dado aquel apellido “Dario”

Sobre su profesión como poeta se puede decir que Rubén Dario fue un niño poeta, el cual a los 13 años ya se le había publicado su primer poema en un periódico.

 

Entre sus obras destacan: Azul (1888), Prosas Profanas (1896) Canto de vida y esperanza (1905)

Mi preferido siempre ha sido “Cantos de vida y esperanza”, ya que allí refleja vivencias y etapas por las que pasamos en la juventud,como desamores, desilusiones, caídas etc.

Ruben Dario

Ruben Dario

 

Poemas de Amor de Rubén Darío

 

De Invierno

 

En invernales horas, mirad a Carolina.
Medio apelotonada, descansa en el sillón,
envuelta con su abrigo de marta cibelina
y no lejos del fuego que brilla en el salón.

El fino angora blanco junto a ella se reclina,
rozando con su hocico la falda de Aleçón,
no lejos de las jarras de porcelana china
que medio oculta un biombo de seda del Japón.

Con sus sutiles filtros la invade un dulce sueño:
entro, sin hacer ruido: dejo mi abrigo gris;
voy a besar su rostro, rosado y halagüeño

como una rosa roja que fuera flor de lis.
Abre los ojos; mírame con su mirar risueño,
y en tanto cae la nieve del cielo de París.

 

La canción de la noche en el mar 

 

¿Qué barco viene allá?
¿Es un farol o una estrella?
¿Qué barco viene allá?
Es una linterna tan bella
¡y no se sabe adónde va!

¡Es Venus, es Venus la bella!
¿Es un alma o es una estrella?
¿Qué barco viene allá?
Es una linterna tan bella…
¡y no se sabe adónde va!

¡Es Venus, es Venus, es Ella!
Es un fanal y es una estrella
que nos indica el más allá,
y que el Amor sublime sella,
y es tan misteriosa y tan bella,
que ni en la noche deja la huella
¡y no se sabe adónde va!

Que el Amor no admite cuerdas reflexiones

 

Señora, Amor es violento,
y cuando nos transfigura
nos enciende el pensamiento
la locura.

No pidas paz a mis brazos
que a los tuyos tienen presos:
son de guerra mis abrazos
y son de incendio mis besos;
y sería vano intento
el tornar mi mente obscura
si me enciende el pensamiento
la locura.

Clara está la mente mía
de llamas de amor, señora,
como la tienda del día
o el palacio de la aurora.
Y el perfume de tu ungüento
te persigue mi ventura,
y me enciende el pensamiento
la locura.

Mi gozo tu paladar
rico panal conceptúa,
como en el santo Cantar:
Mel et lac sub lingua tua.
La delicia de tu aliento
en tan fino vaso apura,
y me enciende el pensamiento
la locura.

AmorFederico García Lorca

Federico García Lorca

García Lorca (1898 – 1936) un gran dramaturgo y poeta de origen español. Estudió filosofía y letras en la Universidad de Granada, en el año 1919 llegó a vivir en Madrid, allí conoció a grandes personalidades como Luis Buñuel y Salvador Dalí quienes habitaban en la misma casa de estudiantes.

También creaba obras de música o dibujos, sin mencionar de nueva cuenta su interés por el teatro. En 1927, a los 29 años, publicó “Canciones” que le dieron en primera instancia fama y éxito, también “Romancero Gitano” (1928) le dio un gran reconocimiento.

Sin embargo, el “Poema del cante jodido” (1931) fue una de las primeras obras en las que ya se nota una madurez y estilo propios.

En el año 1932 llegó a ser el director de La Barranca (Teatro Universitario), es posible decir que a partir de entonces dedicaría la mayoría de sus esfuerzos no solo en la creación de obras teatrales sino a su difusión.

Al final murió en Granada (19 de Agosto de 1936) debido a que la Guardia Civil lo acusara de ser espía de Rusia, en esos tiempos cuando el General Francisco Franco había tomado el poder en España.

 

Poemas de Amor de Federico García Lorca

Alma Ausente

No te conoce el toro ni la higuera,
ni caballos ni hormigas de tu casa.
No te conoce tu recuerdo mudo
porque te has muerto para siempre.

No te conoce el lomo de la piedra,
ni el raso negro donde te destrozas.
No te conoce tu recuerdo mudo
porque te has muerto para siempre.

El otoño vendrá con caracolas,
uva de niebla y montes agrupados,
pero nadie querrá mirar tus ojos
porque te has muerto para siempre.

Porque te has muerto para siempre,
como todos los muertos de la Tierra,
como todos los muertos que se olvidan
en un montón de perros apagados.

No te conoce nadie. No. Pero yo te canto.
Yo canto para luego tu perfil y tu gracia.
La madurez insigne de tu conocimiento.
Tu apetencia de muerte y el gusto de su boca.

La tristeza que tuvo tu valiente alegría.
Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace,
un andaluz tan claro, tan rico de aventura.
Yo canto su elegancia con palabras que gimen
y recuerdo una brisa triste por los olivos.

El Poeta le pide a su Amor que le escriba

Amor de mis entrañas, viva muerte,
en vano espero tu palabra escrita
y pienso, con la flor que se marchita,
que si vivo sin mí quiero perderte.

El aire es inmortal. La piedra inerte
ni conoce la sombra ni la evita.
Corazón interior no necesita
la miel helada que la luna vierte.

Pero yo te sufrí. Rasgué mis venas,
tigre y paloma, sobre tu cintura
en duelo de mordiscos y azucenas.

Llena pues de palabras mi locura
o déjame vivir en mi serena
noche del alma para siempre oscura.

AmorMario Benedetti

Te quiero de Mario Benedetti

Tus manos son mis caricia

Mis acordes cotidianos

te quiero porque tus manos

trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos

mi amor complice y todo

Y en la calle codo a codo

somos mucho mas que dos

tus ojos son mi conjuro

contra la mala jornada

te quiero por tu mirada

que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía

tu boca no se equivoca

te quiero porque tu boca

sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos

mi amor mi cómplice y todo

y en la calle codo a codo

somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero

y tu paso vagabundo

y tu llanto por el mundo

porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola

ni cándida moraleja

y porque somos pareja

que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso

es decir que en mi país

la gente viva feliz

aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos

mi amor mi cómplice y todo

y en la calle codo a codo

somos mucho más que dos

Análisis

En este hermoso poema Benedetti nos invita a amar, y amar todo, incluso aquellas cosas que no andan bien. También llama la atención como Benedetti en este poema hace referencia a querer a aquellas personas día a día trabajan por la justicia y el futuro del pueblo, cosa que en verdad hace falta hoy en día en nuestra sociedad. Tambien lama la atención esa forma tan sincera y entregada de querer que menciona Benedetti cuando dice  “si te quiero es porque sos mi amor mi cómplice y todo”. La verdad este poema encierra muchas cosas y muchos sentimientos bonitos, las cuales merecen la pena que se les preste un poco mas de atención.

 

Para hablarles un poco de Benedetti les recordaré que Benedetti fue un gran poeta y escritor uruguayo, el cual falleció en mayo del 2009 a los 88 años de edad.

La vida de Benedetti fue al principio un poco dura, ya que sus estudios se veían interrumpidos por la mala situación económica de su familia. De hecho a la edad de los 14 años, Benedetti se ve obligado a trabajar en una empresa de repuestos para autos. Mas nada de esto, ni de las muchas cosas que le ocurrió después, fue un obstáculo para que Benedetti prosperara en su carrera como poeta y fuese tan reconocido. Entre sus poemas destacan:  la víspera indeleble (1945), Te quiero (1956), Quemar las naves (1969) y muchos poemas mas. En lo personal mi preferido es uno llamado: No te rindas, me gusta porque aparte de los bonitos versos de ese poema, las rimas no parece que el las buscara, sino que las rimas como que lo buscaban a el. Recomiendo leer ese poema.

AmorCélebresJorge Luis Borges

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges fue un escritor argentino nacido en el año 1899. Desde los 6 años dijo a sus padres su deseo de querer ser escritor.  A los 10 años tradujo magníficamente a Oscar Wilde y su obra “El príncipe feliz”.

Su familia se mudó a Europa cuando la Primera Guerra Mundial comenzaba, instalándose en Ginebra, Borges era apenas un adolescente. Mientras que está en Madrid conoce al español Rafael Cansinos-Assens, su maestro.

Su familia y él regresaron a Argentina donde poco después el fundo un par de revistas: Prismas y Proa. Poco después regresa también a Europa pero con un nuevo libro “Fervor de Buenos Aires” (1923), desde entonces comenzaría a escribir muchas obras como “El tamaño de mi esperanza”.

A los cuarenta años empieza a perder la vista, por lo cual necesitaría ayuda para escribir. Durante el gobierno de Evita Perón lo mandaron a trabajar como “inspector de aves y conejos” debido a su tendencia política, pero no duraría mucho cuando empezó a dar conferencias.

La Sociedad Argentina de Escritores lo nombró Presidente en 1950 y tiempo después del “peronismo” tuvo el cargo de Director de la Biblioteca Nacional, también entraría en la Academia Argentina de las Letras.

Falleció el 14 de junio de 1986 en Ginebra debido a cáncer hepático.

 

 

Poemas de Amor de Jorge Luis Borges:

Poema El Enamorado
de Jorge Luis Borges

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lámparas y la línea de Durero,
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.
Debo fingir que en el pasado fueron
Persépolis y Roma y que una arena
sutil midió la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.

 

Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.

 

Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Sólo tú eres. Tú, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura.

 

 

 

 

Poema Despedida
de Jorge Luis Borges

Entre mi amor y yo han de levantarse
trescientas noches como trescientas paredes
y el mar será una magia entre nosotros.
No habrá sino recuerdos.
Oh tardes merecidas por la pena,
noches esperanzadas de mirarte,
campos de mi camino, firmamento
que estoy viendo y perdiendo…
Definitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes.